CAOTICA SENDA VERDE EN FRESNEDILLAS DE LA OLIVA


El otro día dimos un paseo por la Ruta de La Puente, en Fresnedillas. Iniciamos el camino contemplando la escombrera que empezó a multiplicarse tras la adjudicación de este terreno para la ampliación del colegio. Al lado puede leerse un cartel: “Prohibido tirar escombros y basuras”. Empezamos bien.

 Observamos con satisfacción que el camino ha sido arreglado. Algo es algo.

Al mirar el Centro de Interpretación del Paraje de La Puente contemplamos alucinados como se ha construido otro edificio a escasos 10 metros y puesto 4 focos altos en el terreno. Suponemos que son vestuarios para lo que parece que se está construyendo, el campo de futbol artificial. No conseguimos encontrar ningún tipo de lógica en esta amalgama: ¿colegio, centro de naturaleza, ruta, futbol? ¿Qué será lo siguiente?

Centro de Interpretación del Paraje de La Puente (tejado gris). Vestuarios campo futbol (tejado rojo)

 
 
 
 
 
Proseguimos nuestro paseo intentando ignorar tanta tontería para disfrutar del día. Llegamos a la pradera de La Puente y nos acercamos a leer un cartel explicativo que hay junto al puente. Trata sobre la cadena trófica. Nuestra sorpresa es encontrar entre el texto estas líneas:

“- En el segundo nivel están los herbívoros: o sea, los animales que se alimentan de plantas (vacas, venados, llamas, ovejas, caballos, orugas, hormigas, etc.).

– El tercer nivel lo constituyen los carnívoros: los animales que se alimentan de otros animales (puma, jaguar, zorro, tigrillos, lagartijas, culebras, etc.).

– El último nivel lo constituyen los carroñeros y los desintegradores, que se alimentan de restos orgánicos (cóndor, moscas infladas, hienas, hongos, etc.) devolviendo la energía al sistema.”

Debajo podemos leer: “Plan de Dinamización del Producto Turístico de la Sierra Oeste de Madrid”. Como está el cambio climático, en lugar de lobos tenemos jaguares, hienas, llamas… Es un cartel explicativo de la Senda y pensamos que su contenido debiera ser ajustado al lugar que ocupa: animales que existen en la zona, plantas, hábitats,…

A nosotros lo que nos han quitado es la energía para seguir paseando. Decidimos pasar de refilón por la senda, por miedo a encontrarnos un puma o unas hienas en cualquier curva. Esta Senda Verde de Madrid está llena de sorpresas.

 
Anuncios